¿Qué significa ser freelance?

Un profesional freelance está listo para cualquier aventura.

El término freelance surge como un término aplico a los caballeros medievales que no trabajaban directamente para ningún señor feudal. De lo contrario, trabajaban por su cuenta como : lanza (lance) libre (free). Cabalgaban por el bosque buscando trabajo y hacían trabajos especializados temporales para ganar su vida.

Curiosamente entonces, es más antiguo el término freelance que la idea de trabajar por contrato para una empresa. (#mindblown)

¿Qué es un profesional freelance?

Una persona que trabaja freelance cumple funciones profesionales o de especialidad por medio de contratos temporales. Puede ajustar su tiempo y sus labores a conveniencia de los proyectos donde trabaja. Puede además trabajar desde locaciones variables (su casa, Starbucks o un coworking).

Un profesional freelance además puede cumplir con una serie de diferentes trabajos que abarque su carrera, por ejemplo: un freelance en marketing puede hacer planes de promoción, dar clases de marketing, crear programaciones de redes sociales, crear eventos, etc.

¿Qué es el gig-economy? (o en que trabaja un freelance)

La palabra gig en inglés significa trabajo temporal, por lo que ha surgido el concepto de ¨gig economy¨ para definir el trabajo que realizan las personas de manera no definitiva, osea freelance.

En este momentos, algunos estudios dicen que este tipo de mercado-libre estará empleando a más de 40% de lo estadounidenses (HarvardBusinessReview). Esto significa que, más empresas están comenzando incluso hoy a contratar profesionales independientes para proyectos y no necesariamente en sus planillas.

Este nuevo ecosistema ha sido de gran utilidad para las personas que trabajan como consultores independientes , otro nombre para freelance, pues al ser un mercado en crecimiento genera trabajo para millones.

¿Cómo se diferencia un freelance de un emprendedor?

La palabra emprendedor es más sexi (a los publicistas nos encanta decir que las cosas son sexi 😛), y por eso muchos freelancers se llaman erróneamente emprendedores.

Cuando hablamos de un emprendedor, estamos hablando de una persona que está creando una empresa o un emprendimiento, osea un negocio que crecerá a ser una pequeña o mediana empresa que empleé a muchas personas. Si de lo contrario esa persona tiene un modelo de startup (hablaremos más de esto pronto), de lo contrario busca crecer un negocio de alta rentabilidad con poco colaboradores y muy rentable.

Un trabajador freelance, trabaja sol@ como free-agent para ser contratado por corporaciones, emprendedores o startups. Osea, un freelance es un apoyo para todos los anteriores.

¿Cómo comenzar?

En un siguiente artículo hablaremos largo y tendido sobre esto. Pero lo importante a tomar en cuenta, es que si ya tenés la intención de trabajar independiente tenés que tomar 3 decisiones fundamentales:

  • Elegir que servicios vas a prestar según tu área de expertise.
  • Definir una fecha de renuncia de tu trabajo (o si no trabajás desde antes, definir una fecha de lanzamiento de tus servicios).
  • Crear un modelo económico de cuanto dinero necesitás para vivir, para comenzar a producir apartir de ahí.

Tipos de trabajo freelance comunes

Aunque casi cualquier profesión puede trabajar con un formato freelance, las que se ubican dentro de la Economía Naranja (modelo de economía creativa) tienden a ser más fáciles de iniciar u contratar. Por ejemplo trabajamos freelance a menudo los:

  • Promoción: Publicistas, mercadeólogos, diseñadores gráficos, animadores 3d, productores de eventos, BTL, modelos, edecanes.
  • Web: Diseñadores web, desarrolladores, SEOs, creadores de contenidos, UIs, UXs (experiencia de usuario), desarolladores de apps.
  • Redes Sociales: Community Managers, productores audiovisuales, compradores de medios, fotógrafos.
  • Diseño: Diseño gráfico, web, de producto, de intereriores, de espacio, arquitectos, de jardines, organizadores (a lo Mari Kondo).
  • Coaches: De vida, de salúd, financieros, de marketing, creativos, motivadores.
  • Entrenadores: Deportivos, personal trainers, instructores de disciplinas como yoga, crossfit, pilates, zumba.
  • Profesionales de salud: psicólogos, homéopatas, masajistas, terapeutas de todo tipo, nutricionistas, médicos especialistas, holísticos.
  • Construcción: cuadrillas, arquitectos, ingenieros civiles, de construcción, de industria.
  • Legal: Asesores legales, abogados, paralegales, penalistas.
  • Financiero: Analistas financieros, planificadores, economistas, especialistas en precio, asesores de PYME, charlistas.

La lista es bastante extensa, aquí solo estamos viendo la punta del iceberg. Por eso, se predice que el crecimiento de esta industria solo se irá ampliando en los próximos años. Casi que cualquier profesional puede trabajar de manera independiente siempre y cuando su proyecto lo permita y así lo desee. Stay tuned, por que estaremos hablando todo sobre el freelance y el gig economy en futuras entregas.